Cumbres vírgenes y travesía del último campo de hielo inexplorado de Patagonia

Categoría

2016, Alpinismo extraeuropeo

Nombre de la actividad

Cumbres vírgenes y travesía del último campo de hielo inexplorado de Patagonia

Descripción de la actividad:

Ibai Rico y Evan Miles cruzan el inexplorado campo de hielo Cloue, escalando dos cumbres vírgenes. Además, junto con Eñaut Izagirre, investigan la evolución glaciar, cartografiando por primera vez una de las zonas más remotas y desconocidas de la Patagonia. El campo de hielo Cloue en la Patagonia Chilena, es posiblemente la zona mas expuesta a los vientos antárticos de toda Patagonia. Los componentes del equipo han tenido que enfrentarse a un acceso por navegación complicado, tormentas, viento y condiciones cambiantes en un entorno prácticamente desconocido e inexplorado hasta la fecha donde la logística y estrategia han sido clave. El campo de hielo, de 227 km 2 había sido mencionado en la expedición Romanche del siglo XIX y una expedición en 1989 exploró el extremo oeste, pero las cumbres principales estaban sin ascender y el campo de hielo sin explorar. Partiendo desde Puerto Williams y tras una semana en el velero Northanger (Velero en el que los hermanos Pou escalaron Zerua Peak en la Antártida) lidiando con una navegación y vientos complicados, el equipo llego al extremo occidental de la isla de Hoste y al campo de hielo Cloue. Evan e Ibai decidieron optar por un estilo ligero para cruzar los 30 Km de bosques cerrados, glaciares, picos y aristas de la isla en dirección Oeste-Este. Con material ligero y combustible para una semana partieron del fiordo Coluane con equipo de esquí-alpinismo y una tienda. Tras cruzar una zona de hielo vivo y un corredor descompuesto llegaron al plateau superior. A pesar de una predicción favorable del NOAA para tres días, esa misma tarde tuvieron que establecer un campamento y quedaron atrapados en una tormenta todo el día siguiente en un collado rocoso en el extremo Oeste del campo de hielo. Mientras tanto el velero tuvo que negociar vientos y malas condiciones para acercarse al otro extremo del campo de hielo por el mar. Animados por una mejoría relativa, subida de presión y meteo favorable durante esa próxima noche y día siguiente Evan e Ibai recogieron campamento y salieron a las 2:00 AM. La meteo una vez mas no se cumplió y fue entonces cuando se vieron envueltos en lo que consideran la peor tormenta que han experimentado. Viento huracanado, nieve y granizo, visibilidad de 2 m y un mar de grietas escondidas en finos puentes… La pareja siguió esquiando en la noche, guiados por el GPS (mapas creados por el equipo ha doc) hasta llegar al extremo este de la isla. El viento entonces no les permitía sino progresar muy lentamente y tuvieron varias caídas en grietas de las que pudieron salir. Sin posibilidad de poner la tienda ni de parar para excavar una cueva (vientos de más de 120 km/h y sensación térmica de -45 Cº) decidieron continuar sin parar hasta el amanecer y durante el resto del día siguiente, sorteando zonas de seracs, grietas, aristas rocosas y rapeles durante un total de 18 h de actividad hasta llegar al fiordo de Foque. Tras establecer contacto por teléfono satélite con el velero Northanger, este consiguió recogerlos en la costa este. Unos días mas tarde y tras realizar algunos trabajos científicos en la zona, Evan e Ibai decidieron volver al campo de hielo para ascender algunas de las cumbres vírgenes. Los accesos y la logística tienen un papel clave en una zona tan remota como Tierra del Fuego. La falta de información, mapas, comunicaciones o posibilidad de rescate hacen que se requiera un 80% del tiempo dedicado a explorar accesos y estrategia para disponer de un 20% para actividad… Con esta realidad y el velero alejado en una cala protegida del mal tiempo, Evan e Ibai dedicaron varios días a establecer un campamento a nivel del mar y otro en altura. La temperatura subió repentinamente y se encontraron con muy malas condiciones de nieve y hielo. El 26 de marzo atacaban las rampas inferiores del Monte Cloue (1356 m) para cruzar varias rimayas y escalar varios largos de mixtos muy descompuestos con viento y lluvia. En conjunto quedo una primera ascensión por una linea de 300 m con dificultades de 75 º de hielo, IV y M4. El descenso estuvo marcado por desprendimientos y viento pero pudieron legar al campamento. Al día siguiente el equipo se desplazo al amanecer con esquís hasta la base de una estética torre sin nombre. La cordada escalo rampas y rimayas hasta la base de un gran diedro. Las malas condiciones y el agua cayendo por la línea (literalmente una cascada) no impidieron que escalasen varios largos en condiciones muy duras, reuniones precarias y desprendimientos hasta el final del gran diedro y así alcanzar por vez primera la cumbre de esta torre (1323 m) que decidieron llamar “Saia” (Arpon o lanza de caza en la lengua Yagan de los indios locales – Yamana – exterminados por la colonización occidental). En total las dificultades en esas condiciones quedaron en 350 m, AI3, 70°, V , M5. Los rapeles fueron tediosos, con mas desprendimientos que golpearon a la cordada, enganchones de cuerda y mal tiempo. En conclusión, un proyecto que ha querido acercarse al estilo de las antiguas expediciones, escalando, explorando, cartografiando y comprendiendo el entorno glaciar de una de las zonas más remotas e incógnitas de Patagonia. La expedición de casi 40 días ha sido auspiciada por Marmot, National Geographic, el Ayuntamiento de Azpeitia, British Mountaneering Council, Royal Geographical Society, Seguros SOS, Skout, Honey Stinger, DAP Aerolineas, Deportes Landher, Bilbao Mendi Film, Basque Mountain Guides y Alpaka Raft. http://desnivel.com/expediciones/la-expedicion-incognita-patagonia-explora-el-campo-de-hielo-mas-austral-de-tierra-del-fuego www.incognitapatagonia.com

Tormenta de 18 h durante la travesía del Campo de Hielo Cloue

Autor: Evan Miles

Localización: Campo de Hielo Cloue, Isla de Hoste, Patagonia Chilena

Condiciones cambiantes de mixto en la Torre Saia

Autor: Evan Miles

Localización: Campo de Hielo Cloue, Isla de Hoste, Patagonia Chilena

Acceso por el extremo oriental del campo de Hielo y Torre Saia al fondo

Autor: Evan Miles

Localización: Campo de Hielo Cloue, Isla de Hoste, Patagonia Chilena

Evan Miles durante la escalada al Monte Cloue

Autor: Ibai Rico

Localización: Campo de Hielo Cloue, Isla de Hoste, Patagonia Chilena

Navegación comprometida, condicionada por el viento, y en este caso tempanos de hielo glaciar

Autor: Eñaut Izagirre

Localización: Campo de Hielo Cloue, Isla de Hoste, Patagonia Chilena

Vídeo

Incognita Patagonia. Exploring the Last Patagonian Icefield (2 min)
https://vimeo.com/168644726

Descripción técnica:

Evan e Ibai decidieron optar por un estilo ligero para cruzar los 30 Km de bosques cerrados, glaciares, picos y aristas de la isla en dirección Oeste-Este. Con material ligero y combustible para una semana partieron del fiordo Coluane con equipo de esquí-alpinismo y una tienda. Tras cruzar una zona de hielo vivo y un corredor descompuesto llegaron al plateau superior. A pesar de una predicción favorable del NOAA para tres días, esa misma tarde tuvieron que establecer un campamento y quedaron atrapados en una tormenta todo el día siguiente en un collado rocoso en el extremo Oeste del campo de hielo. Mientras tanto el velero tuvo que negociar vientos y malas condiciones para acercarse al otro extremo del campo de hielo por el mar. Animados por una mejoría relativa, subida de presión y meteo favorable durante esa próxima noche y día siguiente Evan e Ibai recogieron campamento y salieron a las 2:00 AM. La meteo una vez mas no se cumplió y fue entonces cuando se vieron envueltos en lo que consideran la peor tormenta que han experimentado. Viento huracanado, nieve y granizo, visibilidad de 2 m y un mar de grietas escondidas en finos puentes… La pareja siguió esquiando en la noche, guiados por el GPS (mapas creados por el equipo ha doc) hasta llegar al extremo este de la isla. El viento entonces no les permitía sino progresar muy lentamente y tuvieron varias caídas en grietas de las que pudieron salir. Sin posibilidad de poner la tienda ni de parar para excavar una cueva (vientos de más de 120 km/h y sensación térmica de -45 Cº) decidieron continuar sin parar hasta el amanecer y durante el resto del día siguiente, sorteando zonas de seracs, grietas, aristas rocosas y rapeles durante un total de 18 h de actividad hasta llegar al fiordo de Foque. Tras establecer contacto por teléfono satélite con el velero Northanger, este consiguió recogerlos en la costa este. Unos días mas tarde y tras realizar algunos trabajos científicos en la zona, Evan e Ibai decidieron volver al campo de hielo para ascender algunas de las cumbres vírgenes. Los accesos y la logística tienen un papel clave en una zona tan remota como Tierra del Fuego. La falta de información, mapas, comunicaciones o posibilidad de rescate hacen que se requiera un 80% del tiempo dedicado a explorar accesos y estrategia para disponer de un 20% para actividad. Con esta realidad y el velero alejado en una cala protegida del mal tiempo, Evan e Ibai dedicaron varios días a establecer un campamento a nivel del mar y otro en altura. La temperatura subió repentinamente y se encontraron con muy malas condiciones de nieve y hielo. El 26 de marzo atacaban las rampas inferiores del Monte Cloue (1356 m) para cruzar varias rimayas y escalar varios largos de mixtos muy descompuestos con viento y lluvia. En conjunto quedo una primera ascensión por una linea de 300 m con dificultades de 75 º de hielo, IV y M4. El descenso estuvo marcado por desprendimientos y viento pero pudieron legar al campamento. Al día siguiente el equipo se desplazo al amanecer con esquís hasta la base de una estética torre sin nombre. La cordada escalo rampas y rimayas hasta la base de un gran diedro. Las malas condiciones y el agua cayendo por la línea (literalmente una cascada) no impidieron que escalasen varios largos en condiciones muy duras, reuniones precarias y desprendimientos hasta el final del gran diedro y así alcanzar por vez primera la cumbre de esta torre (1323 m) que decidieron llamar “Saia” (Arpon o lanza de caza en la lengua Yagan de los indios locales – Yamana – exterminados por la colonización occidental). En total las dificultades en esas condiciones quedaron en 350 m, AI3, 70°, V , M5. Los rapeles fueron tediosos, con mas desprendimientos que golpearon a la cordada, enganchones de cuerda y mal tiempo

Descarga de otros documentos:

Documentación técnica:

Datos personales de contacto:

5 puntos
3 puntos
2 puntos

Compartir con: